Disquisiciones sobre la extitución educativa

Ser educador es ayudar a los otros a ubicarse en el lugar desde donde puedan ver, es trabajar obsesivamente de modo tal que los niños y adolescentes tengan la posibilidad de que les pasen cosas importantes en la vida.

Sin embargo, lo que a diario se descubre en la escuela es una aburrida, mediocre y paralizante sucesión de repeticiones que año tras año se reengendra con la convicción de que se trabaja como pedagogos... Mismos gestos. Iguales reacciones para problemas distintos. Conservadurismo emocional. Inexpresividad vincular. Indiferencia intelectual. Ausencia total de pasión. En fin: la nada. La escuela es el último dinosaurio de la modernidad que aún vive y, sostenido por el pragmatismo familiar y estatal, esboza sus últimos estertores antes de mutar.

¿Por qué persiste entonces? ¿Qué deberíamos hacer con ella y ante ella? Todos tienen por lo menos una razón muy valedera y racional para negarse a ir. Y al mismo tiempo otra muy fuerte que lo empuja a lo contrario.

Este libro resume o sintetiza conceptos, pensamientos, reflexiones y análisis que ayudan a entender este virus fatal que es ser educadores. Es para quienes están sumergidos en el problema cotidiano de educar. Los que a diario se zambullen en la trinchera y sufren, se alegran y mueren con y en cada acción.

100 razones para no ir a la escuela

$480,00Precio
  • Autor: Norberto Siciliani
    160 paginas, 236 gramos, encuadernación rústica.
    ISBN: 9789871256716